Ya pasamos por la resistencia. Ya nos desconcertamos.

Ya patearon nuestros planes al carajo.

Ya nos reacomodamos a una nueva agenda.

Ya esperamos más de treinta noches para volver a la “normalidad” y ya soltamos esa idea.

Ya nos acostumbramos a respirar a medias con esos barbijos del horror.

Ya hicimos clases virtuales de gimnasia, yoga, huerta, cocina, jardinería, feng shui, tejido, emprendimiento, abundancia, astrología y control mental. Y está ok.

Ya aplaudimos a los médicos, a los policías, a los barrenderos, al vecino que toca el violín y hasta al viento. Ya cantamos el himno nacional y admiramos a las estrellas.

Ya nos quejamos, ya lloramos, ya nos enojamos.

Ya aceptamos que el mundo tal como lo conocimos NO volverá a ser el mismo.

Ya terminamos de entender quién nos hace mal y qué relaciones nos harían bien.

Ya nos espejamos en las personas con las que convivimos y ya vamos abrazando la propia sombra.

Ya dejamos de culpar. Ya vimos que no funcionó.

Ya comprobamos que el otro no cambia y que el otro NO es el problema.

Ya romantizamos el encierro y ya volvimos a odiarlo.

Ya entendimos que los niños NO necesitan la estructura escolar para aprender.

ya entendimos que no necesitamos tanto dinero para vivir bien.

Ya nos dimos cuenta que mucho de lo que hacíamos no tenía sentido.

Ya escuchamos las noticias oficiales y ya no las soportamos. Ya las apagamos.

Ya escuchamos otras voces y opiniones y las incorporamos.

Ya desconfiamos de la O.M.S y sus aliados y sus enemigos y amigos y ya nos confundimos y ya nos agotamos.

Ya escuchamos diez teorías y nos mareamos.

Ya está. ¿Listo?

Ahora viene el silencio. Las respuestas inspiradas que solo encontramos ADENTRO. Porque adentro hay un contrato firmado con el Universo, que no requiere ni firmas digitales ni abogados ni gestores ni decretos presidenciales. Es un contrato único que firmamos antes, incluso de nacer y NADIE nos puede invalidar. Ese contrato está intacto y LLEGÓ EL MOMENTO DE HACERLO VALER.

El mundo, TE LO JURO, se está poniendo mejor que nunca y NOSOTROS vamos a ser protagonistas sí y solo sí nos decidimos a despertar.

Ahora solo a amar lo que es. Ahora el silencio. 🙏❤️

(María Van)María Van