“Transformar la relación con Mamá” fue un antes y un después. 

Fue un despertar al juego de la vida desde mi esencia, desde mi ser interior. Fue empezar a conocerme. 

Entendí y sentí que estamos conectados y desde allí, desde la misericordia y el profundo amor, pude identificar y devolver a mi madre lo que cargaba, vivía y sentía por ella que no me pertenece. 

 

Fue contarme mi propio cuento de la vida, pude revivir y renombrar emociones que desconocía sentir.  Fue consolar, abrazar, proteger, y escuchar a esa niña que fui que me estaba esperando.

 

Devolví costumbres y creencias que me limitaban. Empecé a vivir, a disfrutar, a apreciar, a amar y amarme, dejando atrás el dolor y el sufrimiento y siendo consciente cada día que no soy víctima y que si soy creadora de mi vida. 

 

Todavía me falta mucho en este nuevo camino, pero lo recorrido. Fue maravilloso y sin dudas lo seguiré transitando.

 

María me ha acompañado incondicionalmente en todo este proceso con mucho amor y paciencia. Me dio las herramientas que se necesitan para empezar a transformar, iluminó mi sombra para poder trabajar los programas que me limitaban. Es impresionante el cambio en la percepción.

 

Más que recomendable este primer paso de transformación. Infinitas gracias María siempre.

 

Gabriela Rodano – Santa Fé, Argentina

Transformar por amor, transformar para sanarnos y sanar a nuestros seres queridos. De la mano de Maria todo se hace amorosamente. He logrado contar con la paz que necesitaba en mis vínculos, alejando las culpas. Con sus justas palabras me ha guiado en este proceso que no olvidare.

Marisa Santarina – Buenos Aires, Argentina

Transformar la relación con mama significó para mí un despertar, un darme cuenta de lo dormida y condicionada que estuve en mi vida, que la mayor parte de las decisiones que tome fueron hechas desde programas que me condicionaban, que no me escuchaba, no me conectaba con mi corazón y mis verdaderos deseos. Comencé indagando en una cuestión que me molestaba y no me gustaba en mi vida y luego fueron apareciendo más y más situaciones y cosas que no estaban bien, que me hacían ruido, que hacía que me brotaran lágrimas, que tenían la necesidad de ser miradas, sentidas abrazadas y luego transformadas. Aunque el pasado no lo podamos transformar si nuestra percepción, nuestra mirada, esto se logra poniéndonos cara a cara con aquello que nos molesta que nos duele.

Creía que tenía muchas cosas superadas, pero en este proceso me di cuenta que no, hasta que no entre muy profundo en mí interior y me di cuenta y que había que realizar un proceso de transformación.

Hoy tomo las cosas de otra manera, ya no pido desde la carencia y desesperación, el cariño o atención de otros, hoy me hago cargo de mi misma, me hago responsable de lo que me pasa y de lo que siento; hoy me quiero un poco más cada día, no termina hoy, pero puedo hacerme más consciente de lo que pienso y siento, y así lograr tomar decisiones mas conectada con el corazón.

Mil gracias María, este proceso es muy valioso para todo aquel que desee hacer un gran cambio en su vida.

Alejandra Moerch – Santa Fe, Argentina

Mi nombre es Analía Berra y este es mi testimonio sobre “Transformar la relación con mamá.”

Este año he pasado por muchos procesos de cambios y transformaciones a nivel interior, espiritual. 

Comencé con un taller que encontré en la página de Facebook de María Van , el cual no dude en tomarlo en cuanto leí un título, seguido de un texto ; escrito por María Van que llamó mi atención: ” LA IMPORTANCIA DE TRANSFORMAR LA RELACIÓN CON MAMÁ”.

Por medio de este método y con el acompañamiento  emocional que me brindó María, pude descubrir muchas de las emociones ocultas que había en mi y tantas creencias que me habían limitado tanto en mi vida en tantos aspectos.

 

En mi adolescencia sufrí un abuso de parte de un familiar y una gran desprotección de mis padres de la cual no era consciente, sólo era algo que había ocurrido en el pasado y había quedado guardado en lo más profundo de mi inconsciente.

 

Este método de Trasformar la relación con mamá me ayudó a tomar  conciencia de la relación tóxica que tuve con mi madre, de cómo mi cuerpo respondía a toda desprotección y juicios generando grasa, angustia y enfermedad.

 

Comencé con el primer paso de este método, ir a la niña y adolescente que fui, pararme en sus propios pies, sentir su dolor, sus emociones y nombrar cada una de ellas .

 

A partir de ahí, seguí cada paso del método Transformar la relación con mamá y pude “devolver el piano”, liberar programas y creencias limitantes aprendidos o heredados. Comenzar a liberarme, escribir mi propia historia e ir dejando atrás la aprendida o la que me contaron y empezar a conocer lo que es vivir en bienestar.

 

Hoy puedo recomendar e invitar a que se animen , a todos a quienes les resuene mi experiencia , a realizar este método de Trasformar la relación con mamá que considero muy enriquecedor y decir lo agradecida que estoy por haber despertado, haberme puesto en duda y tener una acompañante emocional tan dedicada y respetuosa como María Van que no solo me acompañó en cada momento de este proceso de Transformar la relación con mamá, sino que, aún hoy, me acompaña como mi maestra en Un Curso de Milagros, otra experiencia que ha cambiado y cambia mi vida y mi percepción día tras día contribuyendo también a mí bienestar.

 

No duden en poner en duda.

 

Ana Berra – Córdoba, Argentina

Conocí a María por sus publicaciones en Facebook, tuve una consulta con ella y siempre leía que muchas personas habían hecho el taller de “Transformar la relación con mamá”. No le prestaba atención porque siempre creí que la relación con mi mamá era perfecta. A medida que iba leyendo testimonios o conversando con María me daba cuenta que había cosas que tenía que resolver y no sabía cómo, entonces entendí que eran creencias limitantes o patrones de conducta míos que obvio eran adquiridos de mi niñez. Ahí decidí hacer el taller y fue realmente muy esclarecedor, muy movilizante y muy productivo.

 

Lo recomiendo, a mi me hizo muy bien poder entender el por qué pasaba muchas veces por situaciones repetitivas o entender limitaciones mías. Hoy mi mirada es todo desde otra perspectiva.

 

Gracias María

 

Leticia Aranda – Córdoba, Argentina

Mi nombre es Natalia. Venía siguiendo las publicaciones de María y vi la publi del taller. Me vibró hacerlo y así fue, ¡me inscribí!

 

Este taller me cambió la manera de percibir muchas cosas. Liberé emociones, renombré,  logré devolver desde el amor aquello que cargaba de mamá.

 

Luego de transformar perdí peso, mejoró mi vida personal y profesional entre otras cosas.

 

Gracias María!!!

 

Natalia Alberti – Santa Fé, Argentina

Mi experiencia transformando la relación con mamá.

 

Mientras duró el proceso el gran hallazgo fue descubrir que en realidad la que sufría no era yo adulta en el sinfín de problemas que estaba teniendo en el trabajo. 

El gran hallazgo fue descubrir que quien de verdad sufría era una niña esperando ser por fin vista, atendida, reconocida. En ese camino iniciado pude hacer consciente que hasta ahora ningún adulto con madurez emocional había estado disponible para responder a esas genuinas y justas necesidades, y sobre todo a la más importante de las atenciones que un niño debería experimentar: la protección. 

 

Ese día en que María me ayudó a verlo, esa tarde de sesión, recuerdo que me invadió una calma como hacia tanto tiempo no sentía, fue una paz diferente a otras “paces” experimentadas, fue verdadera, venía de un lugar profundo, desconocido y familiar a la vez. Es que esa tarde comprendí que sí había una adulta que por fin daría a esa niña lo que necesitaba, un adulto que de verdad la entendía, que estaría disponible en cuerpo y alma para ofrecer absolutamente todo lo que hasta ahora no había tenido. Y esa adulta ¡era yo! 

Ponerme en los pies de esa niña y comprender que sí había oportunidad, que yo sería la “salvación”, fue muy liberador y tremendamente empoderante.

 

Me llevó 1 minuto 30 recorrer esa media cuadra hasta lo de mi mamá, y unos 5 minutos, no más, devolver ese “precioso” piano, que para mi sorpresa mi mamá le había encontrado inmediatamente segundos después del shock, un lugar en su “casa”, que es donde siempre debió estar. 

 

Los fantasmas del miedo por las posibles reacciones no solo se desvanecieron tal como lo habíamos ensayado en sesión, sino que fui una de las “privilegiadas” en donde apareció una adulta (mi mamá) que decidió hacerse cargo de lo que no había podido años atrás. 

Fui sin expectativas como habíamos hablado siempre con María, fui sin miedos porque los habíamos estado enfrentando como locas, solo fue mi ser adulto a resolver una situación de manera asertiva, emocionalmente madura (¡sí, lo hiceeee!).

 

Y esa tarde regresé “liviana” como nunca antes me había sentido, volví despejada de pensamientos, mi mente serena totalmente “como en modo cero” y mis pies parecían elevarse mientras caminaba de vuelta hasta mi casa. No podía creerlo pero lo creía, ya no sabía de resentimientos hacia mi mamá, ya no había reproches, ya no había reclamos, supe lo que se siente no tener hambre de amor. 

 

Lo tenía todo, ¡me tenía a mí!

 

Flavia Boscov – Young, Uruguay

Transformar la relación con mamá primero es muy fuerte, te saca la venda de los ojos, a romper el cuento, a finalizar,  te llena de paz al comprender tu infancia y saber que a partir de hoy soy creadora de mi propia vida.

Ya no se puede volver atrás ya no llevo programas, decido ser víctima o creadora de mi propia vida.

El Mega curso de ley de atracción es magnífico. Hasta hoy lo practico porque lo explica de una manera tan fácil, esas palabras quedan grabadas en mi mente y escuchar a las otras personas es un encuentro muy lindo y muy enriquecedor yo me lo ganeeee.

Te quiero María desde el primer día que te escribí en el muro, tus palabras y tu apoyo incondicional

Tamara Chávez – Corrientes, Argentina

Gracias María por acompañarme en el camino de transformar la relación con mamá..Fue profundamente enriquecedor recordar y renombrar los hechos que me marcaron en la vida. El acompañamiento en este camino, tanto tuyo como guía, y de mis compañeras de encuentro fue primordial. Me quité una mochila de piedras del corazón. Por fin la Niña que fui se siente amada, mirada y escuchada.

¡¡¡Gracias, gracias, gracias!!!

 

Romina Climberg – Buenos Aires, Argentina

Siento más paz (y me agrada).

Mis momentos de estar en enredos , de prisa, de sufrir han bajado…… y bueno esto para Edith es mucho.

Pues 60 años de continuo victimizar, enojo y echarle la culpa al otro y mantener al Ego apapachándolo soy experta. A que nadie me gana….

Hoy GRACIAS Á MARÍA VAN y si maravilloso trabajo en “Transformar la relación con Mamá”, me ha dado la oportunidad en VERDAD de entender, comprender a MAMÁ. Darme cuenta de porqué actúo como actúo de mis creencias limitantes etc. etc. Aceptar para poder transmutar o verlo de otra manera. Cambiar nada.

Mamá ya no está en este plano, pero María ha sido la única que me ha despertado CONSCIENCIA.

Eso no quiere decir que ya termine, no al contrario es el comienzo a despertar.

Millones de gracias María Van y a su maravilloso equipo.

Con Amor,

Edith.

 

Edith Meza – Washington, Estados Unidos

Ni siquiera sé dónde empezar la historia así que comenzaré con cómo es que llegué a contactar a María. Después de muchos años de relación con mi entonces esposo (mi “único” novio desde la adolescencia) me había separado y estaba buscando el divorcio. 

 

Con la autoestima en el suelo y un profundo sentimiento de fracaso, lo único que en ese entonces me movía era la desesperación de tener a mi hijo de año y medio con cuadros alérgicos, los médicos explicaban dichas alergias eran la razón de las otitis que le duraban semanas, de las fiebres de 40° que le daban cada 15 días, de las ronchas de más de 2 pulgadas que le salían por todo el cuerpo, de sus constantes gripes, sus problemas intestinales, sangrados frecuentes y repentinos de nariz, etcétera, etcétera, etcétera. 

 

Me negué rotundamente a creer que la única solución sería esperar a que creciera pues ya se le quitaría tanta enfermedad cuando su sistema inmunológico madurara y eso llevaba tiempo, decían era sólo cuestión de tiempo, quizás a los 5 años pero de seguro en la adolescencia y mientras tanto podría seguir las recomendaciones médicas de tener cuidados extremos para que no se enfriara, inyectarlo diariamente por más de un año y quizás (recalco el quizás porque no había garantía de que fuera el tratamiento idóneo) se le curarían las alergias y por supuesto no faltaba la recomendación de que podía obviamente agregar rezarle a Dios para que me ayudara.

 

Buscando en Internet métodos y/o de tratamientos alternativos encontré información sobre biodescodificación, me pareció que algo de eso era totalmente cierto, recordé incluso casos que yo había estudiado en la universidad donde por cuestiones emocionales la gente presentaba enfermedades graves como somatización a dichas emociones.

 

Seguí buscando más al respecto y en un grupo de Facebook encontré una imagen de un taxi que tenía una breve redacción y que firmaba entre paréntesis “María Van”. Me pareció que lo que leía era una comparación perfecta y busqué más sobre su autora, encontré más redacciones cortas, aportaciones a los casos de personas que preguntaban y un perfil de Facebook privado …yo necesitaba conseguir unas sesiones con ella, sabía que había encontrado a la terapeuta quien me ayudaría a sobrepasar mi divorcio pero no había más, ningún teléfono ni correo así que le escribí por mensaje, un mes después tuve respuesta, me pidió le escribiera un correo y me daba la dirección, sentí que había luz al final del túnel.

 

Me pidió describiera cuál era el motivo de mi consulta, le comenté respecto a mi divorcio y que sentía “algo” con respecto a mi trabajo y el dinero, esos dos fueron mis temas a tratar.

 

En resumen, cada sesión fue un despertar de conciencia, un abrir de ojos, y a medida que transcurría el tiempo iba creciendo la confianza en mi misma e iba descubriendo (o generando) nuevas y mejores maneras de vivir la vida, MI VIDA, no únicamente en cuestiones de pareja y trabajo como primero había creído.

 

Lo que más me ayudó a transformar fue el poder nombrar las situaciones que había vivido tal cual como habían sucedido y no como yo me las contaba, era imposible volver a la historia que me contaba antes.

 

Un día María me dijo que debía “regresarle” personalmente a mi madre todo aquello que le venía cargando desde niña y que no era mío, pensé que lo decía de broma, ni siquiera me podía imaginar diciéndole a mi mamá cómo había vivido yo aquellas experiencias. Demoré en armarme de valor pero un día me decidí, recuerdo que ese día mi mamá tenía una gripa terrible pero en ese momento lo que más recordaba era aquella niña que fui que estaba esperando que YO, su adulta, le diera voz, que la cuidara, que la amara sin condición. Ningún otro método y terapia fue tan liberador y empoderador como haber logrado vencer aquel miedo y haberle dicho a mi mamá con amor y respeto aquello que le devolvía.

 

Al día de hoy mi vida ha dado infinidad de cambios positivos en todos los ámbitos: intrapersonal, familiar, social, de pareja, laboral, económico y espiritual, cambios que ni en sueños hubiera imaginado tener. Yo iba para “mejorar” dos situaciones que, según yo, eran problemas y la vida me recordó que hay MUCHAS razones para disfrutar.

 

Por si no fuera suficiente, además he tenido la oportunidad de conocer mujeres maravillosas que se han vuelto amigas y compañeras, y a quienes agradezco infinitamente haber conocido y aprendido de cada una de ellas, de sus experiencias y transformaciones.

 

Karla Chavira – Guadalajara, México

Buenas. Me llamo Ana.

Quisiera explicar mi experiencia con la lección “Transformar relación con mamá”, espero les sirva para planteárselo por considerar que es el comienzo para un maravilloso despertar, con la ayuda de un acompañante, mi caso fue con María Van. 

 

Yo tengo 34 años, la tercera de cuatro hermanos. Una vida semi perfecta… (O así lo creía) Una familia muy unida y una madre muy protectora.. 

No vivo en casa familiar desde hace 10años pero tenía la necesidad de ir a visitarlos a diario. 

Después de conocer a María y algunas sesiones de acompañamiento, me recomienda “transformar la relación con mamá ” “¿Para qué? Si mi madre es mi diosa!! Es mi ejemplo a seguir. Respeto tanto este amor, que no haría nada por provocarle un disgusto. ¿Como voy a dirigirme a ella para “entregar el piano”? 

¡No no no!”

 

Me planteé abandonar todo el proceso y seguir dormida en mi vida “perfecta” y seguir siendo una oveja más del rebaño… Eso es el ego.

 

No voy a decir que me fue fácil pero sí que fue el proceso más satisfactorio para mi transformación. María, me acompañó en todo el proceso, hasta se ofreció a ayudarme por teléfono escuchando la conversación con mi madre. Cada, mínima duda o situación que se planteara, ahí estaba ella respondiéndome inmediatamente, apoyándome y facilitándome respuestas para mi bienestar.

 

Ahora, casi un año más tarde…

Tengo que reconocer que es el principio de mi nueva vida. 

Tengo una relación con mi madre Sana.

Voy a visitarlos sin dependencia y sólo cuando me apetece.

Aprendí a que los quiero, tal como son y no molestarme a que me quieran como yo quisiera.

No reclamo el cariño que no me dieron, lo hicieron lo mejor que pudieron. Así también dejé de buscar reconocimiento en los demás.

Y un largo etc de sucesos y dolencias que pude transformar.

¡Ahora me quiero y me adoro! 

Y esta satisfacción se la recomiendo a todos los que tengan el valor para transformar y despertar.

 

Un saludo y espero les ayude mi experiencia. 

 

Ana Garrido – Galicia, España.

Una belleza de colibrí apareció en mi jardín hace un año atrás, estaba yo pasando un muy mal momento y sin saber muy bien a donde recurrir se me ocurrió buscar en internet información y ahí encontré los videos de María Van. Escucharla fue un bálsamo en aquel momento.

Inmediatamente le escribí contándole mi inquietud y me respondió : “Transformar la relación con mamá”. Durante algún tiempo escuché sus videos, sus charlas por Facebook hasta que finalmente me decidí a hacer el taller. Fueron semanas de un viaje increíble hacia mi interior cómo pocas veces recuerdo ! Maravilloso, nutritivo, revelador y amoroso. Me sentí todo el tiempo acompañada y contenida aún en la distancia. La claridad , el amor y el humor de María hacen que todo fluya maravillosamente. Y el acompañamiento de Karla invaluable ! Agradezco infinitamente haberme decidido a hacerlo, más en estos tiempos extraños que nos tocan vivir, por las herramientas que me ha brindado. Lo recomiendo totalmente !

Hoy ya transitando el Megacurso ley de atracción, otra maravilla… durante las sesiones el colibrí revolotea en las ventanas…dicen que son portadores de buenos mensajes y de amor…

Gracias por la magia, María Van y Karla Chavira !

Flavia Méndez – Bariloche, Argentina

Llegué al curso TRANSFORMAR LA RELACIÓN CON MAMÁ por recomendación de una amiga. Sólo había visto un video y leído algunos textos de María que está misma amiga me había compartido.

Después de años de búsquedas, cursos, terapias, consultas, lecturas estaba trabada, seguía sintiéndome mal, seguía sin sintonizar con mi propio bienestar, y estaba convencida de que necesitaba trabajar algo en lo profundo y no estaba pudiendo ver que era, necesitaba guía.

Confirmé mi lugar en el curso porque mi intuición dijo “es por aquí”… No tuve interés en investigar de que se trataba mas allá de la información que detallaba el formato del taller, simplemente decidí entregarme al trabajo porque así lo sentí. Al comienzo estaba entusiasmada y felíz aunque intuí que sería intenso y profundo.

Y que trabajo!!!! Fue tan fuerte y duro como sanador y beneficioso. No podemos cambiar el pasado pero si tenemos el poder de resignificar y sanar. Y personalmente me siento afortunada de que María con su firmeza, certeza y amor haya sido (y siga siendo aún) mi guía en este camino de despertar.

No crean que no sentí miedo. Aquí aplica la frase esa que dice que el secreto no es no tener miedo sino “hacerlo aun con miedo”, y así fue. Les aseguro que en mi caso el resultado es inmensamente liberador.

Gabriela Filippa – Mendoza, Argentina

Transite el curso de “Transformar la relación con mamá”.

Un escalón intenso, hermoso. Siento que fue otro paso importante, de un largo camino que aún me queda por recorrer.
Fue muy movilizante, muy revelador, hay que animarse, realmente es hermoso.

En mi experiencia recibi un mensaje específico, clarísimo, hermoso. Con la guía de Maria, descubrí que un objeto de mi casa se convierte en santuario si sigo mi instinto, aprendí a calmar un poco mi mente para dar lugar a mi corazón. Comprendí que estaba inmersa en una búsqueda de algo complicado o misterioso y María con sus palabras firmes pero amorosas, precisa cómo siempre, me ayudó a darme cuenta que es SIMPLE, palabra que me quedo grabada.

Pude nombrar emociones que estaban distorsionadas, vi en mis compañeros muchos espejos, me encontré en ellos y pude cuestionar que si me causa dolor o injusticia o miedo en el otro, porque no lo era para mi, porque me movilizaban de esa forma?. Pude descubrir distorsiones, mandatos, creencias, reconocerlas y desde la comprensión y amor, devolverlas.

Doy infinitas gracias por encontrar esta herramienta en mi camino, agradezco a Maria, a Karla y a todo el equipo, siento que me ayudaron muchísimo y deseo seguir avanzando, porque siento “que es por acá”, que la salida es hacia adentro. Y que toda esta revolución que a veces sentimos por las abrumadoras noticias, o las situaciones que se nos presentan, los desafíos, los miedos, las frustraciones, toda esa revolución está en nuestro interior, y es nuestra responsabilidad escucharla, y siento que ademas es la necesidad de todos.

Gracias, de corazón, infinitas gracias 

Mariela Alonso – Santa Fe, Argentina

Hola a todos quiero comenzar escribiendo a María a Karla y al quipo que hace posible el despertar de cada individuo.

Hace algunas semanas comencé mi proceso… Fue complicado para mí porque como bien dice María cuesta desprenderse de la víctima y nuestro ego nos pone pruebas en el proceso y no fui la excepción… ” Toda mi vida la había vivido condicionada con miedo”… Tras hacer el taller transformar la relación con mamá a mi propio ritmo he ido integrando y desechando creencias que no eran mías (conscientes) sino aprendidas o que pertenecen a mi clan.

He comenzado a ver más claro todo y te recomiendo a ti que llegaste a este grupo, que no estás aquí por casualidad que es tu tiempo de sanar, que dejes de temer y te entregues al proceso.


De corazón Maria, Karla y quienes ponen su granito de arena para este proceso de sanación GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS es un placer haber encontrado está tribu.

Tania Tamayo – Chiapas, México

Hace poco Transforme la relación con mamá. Me llevó un tiempo dar el paso final y cuando lo hice, comprendí que fueron una de las decisiones más responsables y más acertada que tomé. Tal como su nombre lo indica, mi mundo comenzó a transformarse: la manera de relacionarme con los demás, mi vibra, mi estado de ánimo, mis emociones, ideas… tanto que últimamente me han hecho saber que me ven distinta, con otro semblante, otra “luz”.

Me siento bien porque simplemente dejé de percibir sin ese condicionamiento de la infancia que empañaba mi mirada. María es fundamental en este camino. Es una verdadera y sincera GUIA. Tal vez por sincronicidad, ella apareció cuando estaba preparada para hacerme cargo de mi vida y decidida a tomar un nuevo rumbo. Agradeceré toda la vida su existencia y su fuerza.

Les deseo de corazón que transiten el taller de Transformación la relación con mamá. Es un valioso regalo que se pueden hacer.
Gracias Karla!! Tu acompañamiento dulce y amable en todo momento es adorable!!

Jorgelina Oddo – Santa Fe, Argentina